Fuerza Aérea Uruguaya FUERZA AEREA URUGUAYA
La Aviación, vanguardia de la Patria
Información

Palabras del Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, General del Aire Alberto Zanelli, en el acto conmemorativo del 104° Aniversario de la Aviación Militar y Día de la Fuerza Aérea

Publicación: 17 de marzo de 2017.

Señor Presidente de la República Oriental del Uruguay, Doctor Tabaré Vázquez Rosas, y en su nombre saludo a todas las autoridades y público presente:

Tomaré a continuación unos minutos de vuestro tiempo para destacar el empeño y la dedicación de nuestro Personal altamente especializado.

Valores intrínsecos que cimentan nuestro trabajo, el cual aspiramos, se vea recompensado, por el reconocimiento y el respaldo de nuestra sociedad tal como lo hace el Mando Superior de las Fuerzas Armadas.

Pero también sabemos que el trabajo humano se sustenta en recursos materiales, hoy escasos y obsoletos.

Sin lugar a dudas, un asunto prioritario: la renovación de activos para la Fuerza toda.

El Escuadrón Aéreo 1 (Ataque), nuestro homenajeado, será desactivado, y sus aeronaves, Pucará, serán preservadas por un tiempo, hasta que se confirme lo que hoy suponemos, que no existirían soluciones costo efectivas que nos permitan continuar su operación.

Hoy podemos afirmar, que desde el punto de vista de los Principios del Poder Aéreo, Uruguay ha perdido; tras 36 años de servicio a la Patria, hemos cumplido el compromiso de volar y extraer al máximo posible el rendimiento de estas 5 plataformas, adquiridas para vigilar y controlar el Espacio Aéreo Nacional, y luego explotarlo para obtener los fines de la República.

Llegan al final de su vida útil, sin haber sido empleadas con odio, lo cual es la mayor expresión de efectividad alcanzable por una plataforma militar de combate.

Ortega y Gasset decía, el ser humano vive absorbido por su futuro, actúa en función de las expectativas que de él se hace.

Nadie conoce mejor que nosotros el esfuerzo que demanda mantener en condiciones de operatividad a las escasas plataformas de nuestro inventario.

O más aún, la problemática que nos ha provocado el tiempo que ha llevado definir las reglas de juego de nuestro sistema previsional.

A quienes comprende, y sus nuevos parámetros de aplicación.

Ambos elementos sumados, han generado un sentimiento negativo que permea las jerarquías y aumenta el esfuerzo necesario para motivar a quienes deben operar y tripular los diferentes sistemas con que cumplimos nuestra Misión.

Las remuneraciones actuales terminan por definir la voluntad de renuncia anticipada de los Aerotécnicos, y el Retiro voluntario de los Pilotos que, al amparo de sus legítimos derechos, se apartan del cuadro de Oficiales de la Institución.

Sin ir más lejos, el pasado año se registró, el 9 por ciento de disminución del Cuadro de Oficiales, manteniendo la Organización una rotación del 10 por ciento anual de su Fuerza Efectiva.

Cumplimos con nuestra Misión, volamos y hacemos volar, vigilamos el espacio aéreo, 24 horas al día, y colaboramos con los otros organismos del Estado.

Mostramos orgullosos nuestra bandera, más allá de donde nace el sol, y repito, gracias al empeño y dedicación de nuestro personal.

Así lo atestiguan las 13.000 horas de vuelo que concretamos el año 2016, con un promedio el 42 por ciento de nuestra flota operativa.

Como resultado, mantuvimos una curva ascendente de actividad en la década móvil, hecho que se había interrumpido en el año 2015.

Invertimos, 168.480 horas hombre de guardia en la Unidad 7, Instituto Nacional de Rehabilitación, en Canelones.

Dedicamos 2.760 horas hombre apoyando al MIDES en ejecución del Plan Invierno.

Nuestra Policía Aérea Nacional custodió en silenctoda la infraestructura aérea Nacional.

Apoyamos al Instituto Antártico Uruguayo, tal como desde febrero de 1984 al presente, trasportamos los primeros expedicionarios quienes eligieron el lugar, entonces virgen, que hoy ocupa la Base Artigas, hasta la primera expedición científica antártica estudiantil realizada este verano con singular éxito.

Totalizamos esta campaña:

• 702 pasajeros.

• 72 toneladas de carga.

El año transcurrido, ha sido marcado, por 46 evacuaciones médicas de enfermos y heridos, por lo menos 4 con riesgo de vida, una de ellas, sufriendo la aeronave, impactos de fuego hostil, en la República Democrática del Congo bajo bandera de la ONU.

En estos momentos nuestros camaradas se encuentran ejecutando otra misión “Para que otros puedan vivir”.

Nuestro contingente de Helicópteros URUAVU, completó la actividad con 2.263 pasajeros, y 79 mil kilogramos de carga transportada.

Por otra parte, el personal de la Fuerza, del contingente URUASU, continúa operando el Aeropuerto de Bukavu, que por sus movimientos en personal y carga, se constituye en el tercer aeropuerto que es administrado por los uruguayos, con un movimiento de 4.846 vuelos, 871.000 kilogramos de carga y 23.152 pasajeros.

Apoyamos a la hermana República de Ecuador, tras el terremoto sufrido, y fuimos reconocidos por ello, por su pueblo y por su gobierno.

Aquí en el Uruguay, no hubo un mes sin que aeronaves de la Fuerza colaboraran con los organismos competentes de nuestro País con traslados sanitarios, algunos de ellos determinantes de la continuidad de más de una vida, y otros simplemente históricos por sus características.

Celebramos los primeros 100 años de la EMA. Y muy orgullosamente mostramos los primeros 2.000 pilotos aviadores formados en el Instituto que es nuestra casa y raíz histórica.

Trabajamos para validar nuestros estudios a nivel terciario y mediante el cumplimiento de la Ley y la auditoria de autoridades externas, buscaremos obtener para nuestra EMA la licenciatura de Defensa Militar Aeroespacial.

Para ello, debimos continuar formando recursos en calidad y gestión educativa.

Nuestra estrategia se resume en mantener actualizados nuestros Planes de Estudio, y los convenios con la UTU, Instituto Tecnológico Superior, la UTEC y el Instituto Universitario Aeronáutico de la Ciudad de Córdoba, en la República Argentina.

La preocupación por incrementar el Potencial Aéreo Nacional, nos lleva a anunciar, como fruto del trabajo de varios años, el próximo llamado a licitación para la instalación de una estación de mantenimiento y reparación de aeronaves de gran porte, en el Aeropuerto Internacional de Santa Bernardina, en Durazno.

En otro orden, la DINACIA, dependiente de la FUERZA AÉREA URUGUAYA, Autoridad Aeronáutica nacional, órgano regulador de toda la actividad aérea civil, fiscaliza a los operadores y brinda la infraestructura, los servicios aeroportuarios, de tránsito aéreo y de protección al vuelo; ejecutada acorde a la política aeronáutica de la República, en cumplimiento a las normas vigentes y a las recomendaciones emanadas de los organismos internacionales.

El personal civil, mayoritariamente administrativo, se encuentra muy envejecido.

Más de la mitad, tiene entre 55 y 70 años de edad.

Es un Organismo que dispone del 10% del total de su recaudación, para invertir exclusivamente en infraestructuras y servicios.

Sabido es que la infraestructura aeronáutica y sus sistemas tecnológicos son de elevado costo y de difícil adquisición por su especificidad, no obstante, en el año 2016 con los recursos disponibles, se inició la remodelación del Aeropuerto Internacional de Melilla “Ángel S. Adami”.

A comienzos del año pasado, el equipo que conforma el Programa de Misiones de Validación Coordinada de OACI, auditó nuevamente a URUGUAY y se resolvieron favorablemente dos Preocupaciones Significativas de Seguridad Operacional.

Se alcanzó un nivel de cumplimiento eficaz del Convenio de Chicago y sus Anexos del 71,4%, se superó el promedio de cumplimiento mundial, y se logró salir de zona de países de mínimo cumplimiento de las Recomendaciones de la aviación Mundial.

Hoy podemos afirmar que estamos muy cerca de llegar a la meta regional del 80% de cumplimento eficaz del Convenio.

No podríamos alcanzar estos resultados, sin el esfuerzo y la colaboración de los operadores privados y estatales, para lograr la certificación o recertificación, bajo normas y Reglamentos Aeronáuticos Latinoamericanos, sabemos que ello implica tiempo, dedicación y sobre todo, dinero.

Pero aun así, los logros están a la vista.

A modo de ejemplo, este año el Aeropuerto de Laguna del Sauce, registró: 12 por ciento más de aterrizajes de diciembre a febrero y un aumento interanual de 15 por ciento en pasajeros, con un incremento de las operaciones ejecutivas de 2.6 porciento.

Más actividad, más recursos que ingresan al País.

En el renglón de la Infraestructura Aeronáutica, vemos como necesario priorizar los aeropuertos internacionales en nuestro país, los cuales ya fueron definidos por la Autoridad y por la Junta Aeronáutica.

Los esfuerzos económicos en infraestructuras y equipamientos, se deberían concentrar en ellos, pero esto sólo será posible si el Estado define tal categorización y brinda a la DINACIA los recursos necesarios para realizar las obras que éstos requieran.

Asimismo, es imperativo mantener operativos los sistemas de control de tránsito aéreo, comunicaciones y ayudas al vuelo instrumental. Radares y sistemas de aterrizaje por instrumentos. Porque todo esto es más Turismo, mejores relaciones comerciales y culturales para nuestro país.

DINACIA no ha logrado satisfacer las observaciones de las auditorías de la OACI vinculadas a las condiciones organizacionales, especialmente en aquellos temas referidos a disposición de los recursos económicos (solvencia).

Es necesario entonces, contar con más recursos económicos, los cuales podrían ser producto de su propia recaudación.

Esta línea de razonamiento, nos lleva a la conclusión que los recursos humanos aeronáuticos, altamente especializados, de la Fuerza Aérea Uruguaya, que administramos, que trabaja en horarios especiales e ininterrumpidos, que es difícil de reclutar y sostener, muy costoso de capacitar, cada día merecen el mejor reconocimiento de la sociedad a la que pertenecen, por su esfuerzo y dedicación, por el renunciar constante que hacen para continuar sirviendo y sobre todo por sus logros.

Logros que son resaltados sobre todo, por organismos internacionales como la ONU y la OACI, y por los más humildes de nuestros conciudadanos, quienes reciben nuestra ayuda cuando la situación lo amerita directamente, o en apoyo a la acción de otros organismos del Estado.

Mientras tanto, tenemos un plan, y como ya lo hemos hecho, sin prisa y sin pausa, continuamos nuestro camino, incorporamos plataformas que nos sean útiles y se alineen a las capacidades que tenemos que recuperar, mantener o generar.

Trabajamos para alcanzar los máximos estándares en educación.

Apoyamos a nuestro personal de la mejor forma que podamos para amortiguar o solucionar sus problemas y carencias mediante el apoyo de la Dirección General de los Servicios de nuestro Ministerio y de la Fundación Cesáreo L. Berisso, en su quinceavo aniversario, a quienes mucho agradecemos su incondicional entrega a la causa de nuestros hijos.

Adecuamos nuestra estructura en la medida de nuestra capacidad e inteligencia dentro del marco de la Misión y las posibilidades reglamentarias.

Preservamos nuestro acervo histórico, mejorando la institucionalidad de nuestro Museo Aeronáutico, que hoy ya integra el Sistema Nacional de Museos y Colecciones Museográficas.

Multiplicándonos y exigiendo un poco más a nuestras plataformas, dentro de los límites de la seguridad de vuelo, para suplantar las máquinas que no están, los pilotos que se fueron, los técnicos que han sido baja de la Fuerza.

Este año que trascurrió, nos golpeamos y sentimos que la pena nos arrasaba, pero aquí estamos, de pie, orgullosos y desafiantes, con la mente clara y el pulso firme, en homenaje a nuestros caídos, con la certeza de hacer todo lo posible para que no ocurran más accidentes.

Como Piloto, conozco bien, que el viento de frente nos facilita muy importantes operaciones de vuelo.

Con el convencimiento de que aún resta mucho por hacer, y que, bajo los lineamientos del Mando Superior de las Fuerzas Armadas, hemos comenzado los procesos para la obtención de los valiosos recursos materiales que tanto se necesitan

Cierro, compartiendo este pensamiento del filósofo y sociólogo ítalo argentino José Ingenieros,

EL DIGNO MERECE.

POR SER DIGNA NUESTRA FUERZA AÉREA ESPERA DE SU MÉRITO.

Y POR ESO NO PEDIMOS LO QUE LA FUERZA AÉREA MERECE.

NI ESPERAMOS LO INMERECIDO.

El mañana que aguarda a la Institución está en nuestras manos y será fruto del esfuerzo que sepamos realizar a fin de mejor cumplir con la Misión que nos impone nuestro deber como Aviadores de Artigas, que somos y seremos, hasta el último de nuestros días.

 

 

General del Aire Alberto M. Zanelli
Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea Uruguaya

Fuerza Aérea Uruguaya
Dirección de Relaciones Públicas
Avda. Pedro de Mendoza 5553 - Montevideo - Uruguay
Tel.: (+598) 2222 44 00 al 09 int. 1322 - 1309
Telefax: (+598) 2222 41 28
E-mail: mc-rrpp@fau.mil.uy

2017© Fuerza Aérea Uruguaya

Inicio Contacto Teléfonos